Notícies
Crònica de la convivència dels nois de POST, EDGE I LIFETEEN
22-02-2020
(cliqueu per ampliar)

Cuando Roser nos propuso hacer unas colonias de invierno, yo me alegré ya que me lo había pasado muy bien la última vez. Me acuerdo de que, al principio, parecía que no podríamos ir en la fecha prevista, pero, después de insistir, conseguimos tener sitio durante un fin de semana.

Todos estábamos un tanto emocionados cuando llegó el día de partir y, después de un largo pero divertido viaje, llegamos a Tamarit. Hicimos un recorrido caminando por la playa, con paradas y juegos, hasta llegar a la casa de colonias. La casa era enorme y tenía de todo: pistas de fútbol, tenis, voleibol, etc. La comida estaba buena y el personal nos ayudó en todo lo que pudo. Tendré que admitir que no fue nada fácil descansar después del jaleo y charlas.

Mientras estuvimos instalados, tuvimos catequesis, Misa y muchas otras actividades como yincanas. Hubo momentos de risas y reflexión (oración), trabajo en grupo e individual, tiempo conjunto y personal. A mí se me quedó en especial una charla que hicimos de la Cuaresma, ya que me ayudó a encontrar mi propósito ideal.

Por eso, si el año que viene Roser me vuelve a proponer hacer unas colonias de invierno, mi respuesta será un SÍ.

Clara Buxó, 13 anys

Rep totes les nostres novetats al teu correu electrònic Subscriu-te